SALUDOS DESDE ALICANTE <<< ESPAÑA >>>

SALUDOS DESDE ALICANTE  <<< ESPAÑA >>>
Tren Turístico Limón Exprés (Benidorm-Gata de Gorgos). Ferrocarril Alicante-Denia.

Seguimiento de los Artículos por E-mail

viernes, 5 de octubre de 2018

ONGS Y GLOBALIZACIÓN.



Suerte que en este mundo egoísta sobreviven las ONGS altruistas para salvar vidas inocentes en el Mediterráneo o en cualquier otro punto del mundo, porque a las mafias sólo les importa ganar dinero y a los Estados, sólo equilibrar sus presupuestos.

Veamos el escenario desde otro punto de vista alejado de lo políticamente correcto:
-De las mafias poco podemos decir, existen porque una población sedienta en origen desea salir del infierno al precio que sea. Y siempre que hay una demanda, por muy peligrosa que sea y siempre que sea rentable, aparece el negociante dispuesto a desafiar al mismísimo Dios para ofrecer el servicio y llevarse su beneficio suculento. ¿Qué no te lo crees?, pues mira el tráfico arriesgado y negocio multimillonario de los estupefacientes.
-Las ONGS son organizaciones no gubernamentales que se autofinancian con donativos de cualquier procedencia y el trabajo de voluntarios para dar múltiples servicios humanitarios a grupos necesitados en cualquier rincón del mundo. Si no consiguen sus propósitos, todos justificamos sus limitaciones materiales y económicas, todos lamentamos su falta de medios y todos nos solidarizamos con sus reivindicaciones e intervenciones, y nadie cuestionará su gestión altruista y transparente.
-Los Estados, por mucha propaganda a favor de la ayuda humanitaria a los migrantes, por mucha ayuda logística y económica a las ONGS y por mucha solidaridad con todos los desheredados del mundo, se deben a una jerarquía de mando en una estratificación de poder internacional. El Estado sólo actuará individualmente cuando vea peligrar su propia existencia como Estado. Mientras tanto, acatará “recomendaciones” sobre su contribución a la OTAN, sobre el rescate y acogida de los refugiados, lamentará la existencia de los malvados dictadores, la avaricia de las mafias, la desgracia humanitaria de los náufragos y las penurias de los refugiados. Esconderá por completo su complicidad bélica, de saqueo, de obediencia y de silencio que han contribuido a la anarquía en la gobernabilidad de los países de origen y a la expulsión de su población. Es hipocresía institucional globalizada en estado puro. Pero, ¿y si hubiese algo más?, ¿y si las ONGS fuesen un invento empresarial o de los Estados?

Los Estados “ricos” llevan a cabo políticas de “cooperación” en los Estados “pobres” para ayudar a los sectores más deprimidos de la población. Esa es la idea divulgada por los medios para crear opinión pública global. En realidad, los Estados llevan a cabo políticas de prevención y contención contra posibles revueltas sociales y estatales que pongan en peligro la actual estratificación mundial de los Estados, y que actualmente es favorable a los países ricos. Para ello, contribuyen con programas sanitarios, de alimentos, de infraestructuras, logísticos, agrícolas, educativos, políticos, económicos, empresariales,… para ganarse la confianza de la población y afianzar su presencia sobre el terreno, pero no pueden presentarse en los países explotados como país extranjero dominante. Los programas deben aparentar altruismo y generosidad para ser acatados con agradecimiento por los nativos y no producir rechazado. Además, las actuaciones humanitarias estatales siempre serían criticadas por falta de compromiso y medios empleados. Sin embargo, si esos mismos programas son satisfechos por voluntarios agrupados en “organizaciones no gubernamentales”, siempre serán recibidos con los brazos abiertos y nadie osará cuestionar si es intrusismo político-económico extranjero. Entre los voluntarios de vocación y corazón se infiltran los organizadores profesionales, incluso los “espías” de las embajadas. Esta política de cooperación internacional mueve miles de millones de euros a nivel mundial de los presupuestos generales de los Estados ricos. Es por ello que las ONGS están “supervisadas” por Agencias estatales, por ejemplo en España, la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo.

El funcionamiento y supervivencia de las ONGS dependen del dinero público y, de los políticos y funcionarios de turno. Es por ello, que algunas veces las ayudas humanitarias se pierden en origen, por el camino o en destino. Otras veces, esas ayudas, más que estar enfocadas a paliar las desgracias y necesidades humanas, sirven para vender determinados productos directamente, o indirectamente con exportaciones posteriores gracias al retorno del dinero gastado/invertido en aquellos lugares. Tampoco debemos olvidar que las “organizaciones no gubernamentales sin ánimo de lucro” se rigen por diferentes modelos jurídicos de Asociación y Fundación con importantes exenciones fiscales, que reciben donaciones económicas públicas y privadas para su funcionamiento y que su actividad y presencia pueden ser locales, nacionales o internacionales. Pues bien, en muchas ocasiones esas donaciones sirven para burlar las Haciendas Públicas (supuestamente), blanquear dinero (supuestamente) y evadir capitales (supuestamente). Una actividad que mueve tanto dinero dentro y fuera de los Estados no puede pasar desapercibida para el gran capital con sede en los Paraísos Fiscales (segurísimo).

Fdo.: Luis Perant Fernández


No hay comentarios: