SALUDOS DESDE ALICANTE <<< ESPAÑA >>>

SALUDOS DESDE ALICANTE  <<< ESPAÑA >>>
Tren Turístico Limón Exprés (Benidorm-Gata de Gorgos). Ferrocarril Alicante-Denia.

FUTURO INCIERTO DE LA CIUDAD DE ALICANTE

FUTURO INCIERTO DE LA CIUDAD DE ALICANTE
ALICANTE, ¿ Ciudad Turística o Ciudad Portuaria Industrial Contaminante?

¿POR QUÉ ESTE BLOG DE POLÍTICA ?

¿POR QUÉ ESTE BLOG DE POLÍTICA ?
Fotografía de la DAMA de ELCHE original (S.V y IV a.C.)

Seguimiento de los Artículos por E-mail

martes, 10 de noviembre de 2009

LA CHISTERA DEL PARTIDO POPULAR


Este artículo fue publicado en el Diario Información el 27 de enero de 2004. La economía iba viento en popa, nadie podía, o quería pensar en el colapso de la construcción, nadie hablaba de planes estratégicos. Todos estaban afanados en acumular fortunas y recopilar información sobre los Paraísos Fiscales.


La chistera del Partido Popular.

Una de las promesas electorales del PP fue “bajar los impuestos”. Qué gran misterio, pero si cualquier Estado neoliberal necesita cada vez más recursos, y no precisamente para atender las necesidades de bienestar de los ciudadanos sino para mantener la propia maquinaria del sistema liberal. ¡Pues sí lo consiguieron! Claro que éstos del PP en cuestión de recaudar dinero saben latín, o tal vez saben el truco para multiplicar los panes y los peces.

Cuando la Derecha lo consideró oportuno, puso fin a la etapa del Gobierno socialista de Felipe González. Y oportuno para ella era, que los cambios estructurales en lo social, político y económico que había llevado a cabo el PSOE en su etapa progresista, debían materializarse en la supremacía del sistema de mercado. Para la Derecha el negocio está cuando lo privado absorbe lo público. Y se pusieron manos a la obra.
La campaña de desprestigio del Gobierno socialista fue fácil: destapar los chorizos que aparecieron en el PSOE (ahora podrían llamarse “choricillos”) y llevar el mensaje a todos los ciudadanos a través de sus medios de comunicación (que son casi todos). Ustedes me dirán que con este escaso bagaje no se puede llevar a cabo el cambio político. Y tienen razón, falta lo principal, el apoyo del capital y el partido político que legitime el proyecto en las urnas.
Al igual que la clase trabajadora recurre a la huelga de trabajo para defender sus intereses y en última instancia derribar gobiernos, la clase alta emplea la huelga de inversiones con las mismas finalidades. El colapso económico aumentó el paro y el descontento popular, y el PSOE perdió en las urnas.

Esta estrategia no era improvisada, estaba perfectamente diseñada por la Derecha y orquestada por el PP. Los recursos no invertidos en factores trabajo y capital se desviaron hacia factores tierra, es decir, en terrenos. Se enfrió la economía pero el coste de oportunidad para el capital fue nulo.
El boom de la construcción estaba preparado desde el principio. Aquí está la chistera del PP, la especulación del suelo, la construcción y la financiación para el sector privado capitalista, y la especulación del precio de la vivienda nueva y usada para el Gobierno. El PP podía prometer bajadas de impuestos porque la recaudación de impuestos directos e indirectos relacionados con el boom inmobiliario iba a multiplicarse el 200%, y también, porque con la complicidad de la clase adinerada se iba a relanzar la economía y crear puestos de trabajo, que a su vez, generarían más ingresos para el Estado.
Para que el negocio de la Derecha sea completamente redondo el PP se saca de la manga el último as: crea una clase trabajadora sin estabilidad en el empleo, prisionera de su hipoteca, individualista en la preocupación por pagar su deuda y desentendida de los temas públicos que son de los demás, una clase “conservadora” de sus propias deudas a quien aterroriza el cambio político y asegura la desunión de la Izquierda.

Todo lo dicho hasta aquí puede ser cierto o quedarse en una historieta, el lector inteligente sacará su propia conclusión. Por su parte el PSOE debería plantearse ganar las próximas Elecciones Generales de marzo por méritos propios, es decir con un programa socialista viable en lo económico y no porque la Derecha se retire para saborear sus ganancias y dejar la 2ª reforma laboral a la Izquierda. De lo contrario siempre estaremos condenados al mismo ciclo político rotativo: el Gobierno de la izquierda que gasta más de lo que recauda y lleva a cabo las reformas laborales, y el Gobierno de la derecha que siempre regresa a salvar la patria, a restablecer el valor del dinero y hacer de lo público su negocio privado. Con esta rotación siempre saldrán perjudicadas la clase media y la clase trabajadora.
¿Y qué es un programa socialista viable en lo económico? Es una tarea de todos los socialistas. Por mi parte opinaré en otra ocasión.

Fdo: Luis Perant Fernández






LA CARA DEL MORO
CASTILLO DE SANTA BÁRBARA
ALICANTE